Así que nos encontramos en un momento en la historia donde tal vez se pueda probar que como raza humana no hemos sido capaces de aprender de los errores e incluso que no hemos evolucionado.

Viviendo en México y en la frontera me doy cuenta que muchos de mis conocidos tienen una actitud positiva respecto a las elecciones de USA en las cuales ganó TRUMP, respondiendo muy calmados asegurando que el cambio está en uno y que es un momento de conciencia, de crecimiento y de apoyar el consumo local. Lo cual me parece muy acertado y muy bonito , parte de mi quiere pensar eso y seguir adelante como siempre lo hago y lo hacemos, pues si algo es cierto es que jamás, sea cual sea la circunstancia nos dejamos caer, siempre luchamos e intentamos superar cualquier obstáculo.

Pero otra parte de mi, dice, “esto no es sobre ti”. No me preocupa mi persona, claro que me veré afectada pero siempre hay una solución, me preocupa la gente que vive en USA pues siento compasión, preocupación, empatía por esas personas que serán victimas de ofensas en su hogar, y sencillamente pienso que no es justo que pasen por algo así.

Me preocupa la humanidad, me preocupa ese sentimiento de grandeza y superioridad, de ego y de violencia que está presente en muchos seres humanos. Y no lo logro comprender ¿Cómo es que nos creemos superior a alguien más? Todos somos iguales. Tal vez mi percepción era equivocada y pensaba que la minoría consistía en estas personas con creencias racistas, misóginas, retrogradas. Tal vez ese exceso de positivismo en mi fue la causa de no ver esto venir, ni la elección en México en el 2012,  tal vez el rodearme con personas que apoyan la comunidad LGBT, que apoyan el feminismo, que son activistas, que creen en una igualdad, que aman a los animales y al planeta fue que mi mente y la de muchos pensaba que hemos logrado crecer como seres humanos, y duele darnos cuenta de que nosotros somos la minoría.

Y claro, me preocupa el planeta. Dejar a Estados Unidos el país más consumista en manos de una persona que no cree que el calentamiento global es definitivamente un error. En tan sólo unas horas las empresas dedicadas a energías renovables han caído. Ni hablar del tratado que se logro en Paris puesto que su implementación es ahora dudosa, y se que las consecuencias se verán reflejadas en poco tiempo. Justo cuando se lograba un mínimo y no suficiente avance , todo se desploma. No sé si es un tema de ignorancia o de indiferencia, lo que me recuerda a esta frase de Ludevid, 1998

“ Preferimos pensar que la Tierra no se está calentando o que la lluvia ácida no está dañando nuestros ecosistemas porque eso nos da seguridad. De lo contario, viviríamos con un cierto miedo en el cuerpo, que rechazamos instintivamente. “

Me encuentro con que en efecto, preferimos la comodidad y seguridad que obtenemos de nuestros hábitos cotidianos  y de culpar a alguien más por nuestras situaciones no tan afortunadas pero la pregunta es. ¿ Por cuánto tiempo más? El problema (pienso yo) es no brindarle importancia a temas más grandes que nosotros, a temas más decisivos que nuestra comodidad.

Debemos de dar todo de nosotros de seguir realizando acciones que aporten un cambio positivo a nuestra sociedad y a nuestro medio ambiente. De consumir responsable, local, de ayudar a las personas y de defenderlas cuando veamos una situación de racismo, de unirnos, de cambiar de dieta, de ser empáticos, de pensar en las futuras generaciones . De dejar el ego atrás y de sentirnos parte de algo más grande que nosotros. Todos estamos de alguna manera conectada y todos habitamos el mismo planeta, seamos latinos, seamos europeos, estadunidenses todos debemos de ser más conscientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *